sábado, 30 de abril de 2011

La Batalla de Camarón


Águilas en el Monumento
A la gloriosa Guardia Nacional del siglo XIX
Escuela de Unidad Nacional y defensora de la Patria
en todas las guerras nacionales de México
A los combatientes veracruzanos el 30 de Abril de 1863 en Camarón
A Javier Contreras, hermano en la poesía

Águila liberal y republicana
Los hechos
La batalla de Camarón fue un combate, donde una compañía de la Legión Extranjera, enfrenta a tropas mexicanas, en su casi totalidad, integradas por soldados de la Guardia Nacional de Veracruz, el 30 de Abril de 1863, como efecto de la intervención y agresión francesa contra México. 

Sesenta y dos soldados y tres oficiales de la de la Legión Extranjera, lucharon en contra de 650 soldados de infantería y 200 jinetes mexicanos(1), en una edificación abandonada, que había sido conocida como Hacienda de la Trinidad, en el poblado conocido actualmente como Camarón de Tejeda, en Veracruz(2).

Arboles en el Mausoleo
El Coronel Pierre Joseph Jeanningros, al mando del Regimiento Extranjero, habia recibido información, sobre un probable ataque en contra del convoy, con material de guerra, bastimento y la cantidad de tres millones de francos en numerario. 
Coronel Pierre Joseph Jeanningros

Para tal efecto decidió el coronel Jeanningros, enviar a la 3ª Compañía al mando del Capitan Jeane Danjou,  a explorar los accesos del poblado de Palo Verde,  antecediendo la marcha del convoy en las primeras horas del 30 de abril.

                        Obelisco en Camarón de Tejeda dedicado a los caídos mexicanos
Autentico Monumento al Soldado Desconocido
Cabe señalar que los legionarios eran constantemente mandados a tareas menores, como el traslado de provisiones del ejército francés en el oriente de México, región infestada por la fiebre amarilla,  y el tifus; tareas encomendadas, debido a la mala reputación de los legionarios en el ejército francés y a la xenofobia, dado que en su mayoría no eran franceses, con la excepción de sus oficiales.

Legionarios, uniformidad intervención francesa en México
Estos soldados eran curtidos veteranos de las campañas  Álgeria, en donde se habían enfrentado a partidas de combatientes, que en respuesta a la violencia imperialista francesa, no daban, ni pedían cuartel.
Fuerzas francesas en la toma de Algiers 1830

Aspecto que observó el Coronel Francisco de Paula Milán, cuando informó sobre los hechos, al señalar que el enfrentamiento fue sostenido por nuestros contrarios por un valor infundado en la creencia que éramos guerrillas y no les perdonaríamos la vida (3)

Coronel Francisco de Paula Milán, héroe de Camarón

El contexto
Impresiona la voluntad y el entrenamiento de los combatientes de la Legión, puesto que una vez advertida la aproximación de fuerzas mexicanas, abandonaron la impedimenta sobre el campo,  donde habían intentado desayunar, logrando apenas consumir un café, dando inició a una marcha  de más de veinte kilómetros a paso veloz, habiendo efectuado ya para ese momento,  un recorrido sobre esa misma cantidad kilómetros. La vestimenta y el equipo de combate, con todas sus dotaciones completas, fue lo único que se llevaron. No debio ser facil recorrer esa distancia en medio del calor de la estación seca.

Los soldados mexicanos también se condujeron en la ocasión con valor y fortaleza, pero aun nativos de la región, la persecusión de los enemigos extranjeros, no debió ser una camino sembrado de flores, la seca y el sol, debio pesar sobre sus hombros.
                                   
Soldado del Batallón de Supremos Poderes, de color gris, con rifle moderno de manufactura estadounidense, no presentes en Camarón, al frente, soldado federal de linea, con rifle de avancarga, unos pocos presentes, segun el parte del coronel Milán, sin uniforme, soldado de la Guardia Nacional, con rifle de avancarga, la mayoria de los combatientes del 30 de abril de 1863

En el contexto de la situación, el racismo y la desconfianza, no eran extrañas en el ejército francés de la época, algo que recordaría Porfirio Díaz en sus Memorias de Campaña y que se refleja claramente, en las actividades contrainsurgentes de los franceses, con personajes tristemente celebres por su brutalidad, como el Coronel Charles Dupine, por eso al verse rodeados los legionarios, pelearon hasta la muerte, pues creían que serían masacrados por las tropas de Veracruz, compuestas por campesinos y rancheros en su mayoría, tal como lo venía haciendo los franceses con combatientes mexicanos. Experiencias que debió pesar mucho durante el combate.
Últimos momentos de la Batalla de Camarón
Los hechos
Derivado de los señalado en el documento francés, los legionarios partieron a la una de la mañana del 30 de abril, problablemente del poblado  que  actualmente es Villa General Miguel Alemán, para cruzar el cerro del Chiquihuite, que desde la guerra de independencia era un sitio estrategico que debia controlarse, toda vez que desde "1812 se funda el Centro Insurgente en el Cerro del Chiquihuite bajo el mando del mulato Mariano Mota"(4), el coronel Milán, tambien en su parte informativo a Ignacio Comonfort dice que "encontramos una fuerza francesa que bajaba del Chiquihuite". Dicha fuerza habìa avanzado hasta un sitio deominado  Palo Verde poco distante de la Hacienda de la Trinidad que habia sido una hacienda cañera y funcionado como Hostal, ya rumbo a lo que es actualmente Soledad de Doblado. Palo Verde, dista unos tres kilómetros del punto inicial de partida,
La épica
El enfrentamiento toma dimensiones épicas, donde un reducido grupo de defensores, contra toda esperanza, resiste sucesivas oleadas de atacantes, que no dan muestras de amainar su determinación y coraje, pese a lo pobre o nulo armamento.
Restos de la Hacienda de la Trinidad, escenario del enfrentamiento
Lo ocurrido en la Hacienda de Camarón en Veracruz el 30 de Abril de 1863, es un hecho glorioso, no sólo para Francia, sino para México, pues el grueso de la tropa mexicana, eran humildes labriegos, que acudieron a la defensa de la patria, armados de unos cuantos, viejos y obsoletos fusiles, residuos de la guerra de Independencia, asi como armas de cacería y sobre todo, de sus herramientas de campo. Mientras que el destacamento francés, integrado por miembros de la Legión Extranjera, eran experimentados soldados profesionales, veteranos de las campañas de Europa y África, equipados con los más modernos fusiles de su tiempo, con dotaciones completas.

Machete y Vaina artesanal veracruzana, con este tipo de instrumentos del campo se enfrentaron los soldados de la Guardia Nacional de Veracruz a los Legionarios, Colección del autor
Un testigo francés los describe así: “una hora después se repitió otro asalto, pero esta vez combinado por 2 lados opuestos, pero con efecto superior a los anteriores, con columnas de asaltos de infantería y con brechas cubiertas por la caballería, notándose la buena táctica del jefe que mandaba esa tropa. Resistimos ese ataque lo más que pudimos, durante el cual tuvimos que hacer milagros para rechazarlo. Han pasado muchos años y todavía no entiendo cómo pudimos lograrlo, pues los mexicanos son muy buenos soldados y duros en el ataque; tan luego caía uno, era reemplazado por otro; son valientes y no le tienen miedo a la muerte. Honor a quien honor merece." (4)
Ultima carga de los legionarios a bayoneta calada
El honor y la humanidad
Ambos bandos pelearon con bravura y los cobijó el ardiente sol sobre la tierra veracruzana y el honor, el lema de su monumento lo dice todo: "Virtuti Militari" Virtudes Militares. Nos cabe la gloria, después de la batalla, al tratar al enemigo derrotado con humana piedad.

Soldados de la Guardia Nacional de Veracruz
Inician a atender a los heridos del enemigo
"El coronel Milán ordenó que se tratara con atención médica a los heridos, tratando con la nobleza e hidalguía que siempre ha sido característica del pueblo mexicano, a un vencido valiente. Por su parte, el médico Francisco Talavera, que poco antes había combatido al enemigo al frente del batallón de la guardia nacional de Córdoba, regresó a sus deberes de médico y se dedicó a atender a los heridos invasores. En este combate singular, todo fue excepcional, pues en el parte oficial francés figuran los nombres de 2 jefes y un oficial mexicano que se distinguieron por sus atenciones para con los heridos y prisioneros franceses; ellos fueron el teniente coronel Luciano Cambas, el mayor Francisco Talavera y el capitán Ramón Lainé." (5)

Tumba del ilustre patriota Doctor y Coronel Francisco Talavera
en Camarón de Tejeda
El Ejército del Pueblo
Es importante mencionar, que quien se enfrentó ese día en Camarón, no fue el Ejercito Federal de entonces, sino la Guardia Nacional de Veracruz. La Guardia Nacional es una institución oscurecida por el tiempo y el miedo al ciudadano armado, quien fue el gestor del grueso de los destacamentos, que acudieron a defender a la patria en todas las guerras nacionales de México, solo hay que mirar la lista de batallones en el monumento a la batalla del 5 de Mayo en Puebla para darse cuenta de la importancia de esta institución disuelta por el régimen porfirista y nunca más convocada y organizada durante todo el siglo XX, sino en atisbos como lo ocurrido en Uriangato Guanajuato en 24 de junio de 1918, donde 100 vecinos armados pobremente, casi ninguno con experiencia militar derrotaron al bandolero José Inés Chávez García. Una fuerza intermedia, que en el contexto de la actual situación del país, con enfrentamientos asimétricos con grupos de la delincuencia organizada, puede cambiar el balance de poder en muchas regiones del país. Los soldados de la Guardia Nacional de Veracruz, como los alistados a lo largo y ancho del país eran voluntarios, no producto de la leva, peleaban por la convicción de defender sus comunidades y sus familias

Honor y Gloria
El momento
En mi caso vengo a este monumento tras una larga cauda de dilaciones a lo largo de muchos años. Sabía del mismo desde mi adolescencia y en mi mente juvenil, reverberaban las historias de valor de aquellos viejos soldados; me sorprende la austera tumba del Doctor Talavera, que tuvo una larga vida, ejerciendo la profesión por la cual, los mismos enemigos lo mencionan por su piedad y humanidad. La estatua del Coronel Milán, impresionante como es, en su ímpetu guerrero, quizá no refleja la totalidad del hombre, que en su edad más provecta, ejerció el modesto oficio del comercio, en medio de los avatares e ingratitudes de los políticos, legándonos este jarocho, además de sus andanzas de guerrero, la autoría de una zarzuela, un autentico hijo de este tórrido trópico.
Monumento al Coronel Francisco de Paula Milán
Interior de la escuela del mismo nombre en Camarón de Tejeda, frente al Mausoleo
La austeridad del monumento, su ímpetu fúnebre presente y la sobriedad de las alas abiertas de las águilas en perenne vuelo sobre el catafalco de los muertos impresiona, frente a la naturaleza tropical que rodea el mausoleo, todo lo que imagine es, todo lo que se necesita para acercarse a un hecho construido por un momento de valientes en estado puro, imagino las sucesivas oleadas de jarochos, machete en mano, la compacta resistencia de los legionarios y sus oficiales muriendo.
Legionarios en Camaron Veracruz, 2009
El modesto obelisco donde se encuentran restos de soldados mexicanos sin nombre, con la placa que es un reclamo en, si por el abandono y el olvido "En memoria de los patriotas mexicanos, héroes ignorados que murieron en este pueblo combatiendo contra la intervención francesa", espacio que deberia tener el rango de monumento al soldado desconocido.
Herederos
Me propongo en la ceremonia del monumento franco-mexicano no fotografiar a los políticos, su vieja besamanos asquea, me concentro en las autenticas instituciones nacionales presentes, el Ejército Mexicano, la Armada de México y el Magisterio Nacional, constructores del país, junto con los rancheros presentes, descendientes de los soldados de la Guardia Nacional de Veracruz, convocada por el Coronel Milán y me retiro del lugar emocionado.
Vias de ferrocarril pasando por Camarón de Tejeda
Colofón: Diem Bien Phu, Georges Boudarel, Campo 113 y Camarón
Por 1992 leí una historia que me pareció importantísima, para marcar lo especial que fue la Batalla de Camarón, en relación al trato de los prisioneros de guerra: la terrible suerte de los prisioneros de guerra franceses, caídos en manos del Viet Minh, después de la Batalla de Diem Bien Phu, donde según algunas cifras el 8 de mayo el Viet Minh contó 11,721 prisioneros, de los cuales 4,436 eran heridos, que represento un tercio del total de todos los prisioneros franceses durante el conflicto; de los 10,863 sobrevivientes sólo 3,290 fueron oficialmente repatriados, un genocidio en toda forma, donde se incluyen prisioneros de origen vietnamita, combatientes senegaleses, de la Legión Extranjera y franceses propiamente dichos. Este terrible asunto salió a la luz, cuando varios sobrevivientes descubrieron en 1991 con horror que uno de los más crueles esbirros del Campo 113 de prisioneros, Georges Boudarel stalinista de origen francés se encontraba viviendo en Francia.

George Boudarelcomo Comisario Político en el Campo 113
En Camarón como en Dien Bien Phu, también se encontraba al menos un oficial mexicano descendiente de franceses, el mayor Ramón Lainé, mencionado por su humanidad en el tratamiento a los prisioneros de guerra; al igual que el Viet Minh, el Ejercito Republicano luchó por la independencia, eso hizo del triunfo de este último, no sólo una jornada de valor sin igual y también, al cesar el ruido de las armas, un canto de humanidad.
Prisionero de Guerra Francés liberado por los campos de prisioneros vietnamitas
Primer antecedente del Derecho Internacional Humanitario
Un año después de la brutalidad de la batalla de Solferino en 1862, que causo el horror de Henry Dunat con “38.000 heridos, agonizantes o muertos permanecían en el campo de batalla, y había pocos intentos para ayudarlos. Impresionado, el propio Dunant tomó la iniciativa de organizar a la población civil, especialmente las mujeres y las chicas jóvenes, para proporcionar asistencia a los soldados heridos y enfermos. Carecían de suficientes materiales y el propio Dunant organizó la compra de lo que se necesitaba y ayudó a levantar hospitales de campaña. Convenció a la población para que atendiese a los heridos sin fijarse en qué bando del conflicto estaban por el lema "Tutti fratelli" (Todos somos hermanos) acuñado por las mujeres de la cercana ciudad de Castiglione del Stiviere (Provincia de Mantua). Tuvo éxito igualmente para conseguir la liberación de médicos austríacos capturados por los franceses.” (6) Situación que llevaría a la creación de la Cruz Roja el 17 de Febrero de 1863 y la Primera Convención de Ginebra el 22 de Agosto de 1864 donde se establecieron originalmente cuatro puntos:

1.- La inmunidad de los establecimientos para el tratamiento de soldados enfermos y heridos

2.- La recepción y tratamiento de todos los combatientes

3.- La protección a civiles que proveen ayuda a los heridos, y

4.- El reconocimiento del símbolo de la Cruz Roja como medio de identificar personas y equipo cubierto por el acuerdo

Cabe mencionar que los esfuerzos humanitarios de Henry Dunat, fueron llevados a cabo por un particular, que movilizo a la población civil para atender a los heridos, algo sin lugar a dudas verdaderamente noble; sin embargo en Camarón, la atención a los heridos enemigos, fue llevada a cabo por una fuerza beligerante, con instrucciones, insignias y banderas de un gobierno nacional, que tenía reconocimiento internacional, luchando en su propio territorio, por preservar la independencia del país, sin ser parte, de ningún convenio internacional, por lo demás inexistente aun. Para mayor gloria de México y de sus Fuerzas Armadas, es en nuestra patria en donde se aplica por primera vez, lo que ahora se denomina Derecho Internacional Humanitario. Un año antes de la Primera Convención de Ginebra de 1864, sobre el trato de los heridos en el campo de batalla y sesentaicinco antes de la Tercera Convención de Ginebra, de 1929, que comprende: Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña y el Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra del 27 de julio de 1929.
1864, firma de la Primera Convención de Ginebra
APENDICE DOCUMENTALLa Patria llama a los mexicanos para luchar contra los franceses. Imagen de tiempos de la intervención francesa en México, año 1863.
Versión MexicanaPresentamos el parte de guerra enviado por el héroe de la Batalla de Camarón Coronel Francisco de Paula Milán:

DE FRANCISCO DE PAULA MILÁN A IGNACIO COMONFORT

Tengo la honra de participar a usted que, en cumplimiento de las ordenes que recibí de su gobierno y de este Cuartel General el 12 del mes que finaliza, salí a Jalapa a interponerme en el camino que conduce de Veracruz a Córdoba, llevando al efecto la Brigada del Centro, compuesta de los batallones “Independencia” Guardias Nacionales de Jalapa “Zamora” y “Córdoba” los cuales -con las fuerzas federales que logre reunir por estos rumbos- forman un número de seiscientos cincuenta infantes y doscientos caballos. En la mañana de hoy salí, como frecuentemente lo hago a reconocer algunos puntos del camino, llevando fuerza de caballería. Al llegar a dicho camino encontramos una fuerza francesa de que bajaba del Chiquihuite y al momento dispuse cargar sobre ella pero, habiéndose formado en cuadro, resistió el choque, replegándose a paso veloz a una casa de material que hay en el punto del Camarón, donde se parapetaron y abrieron aspilleras, en las paredes para hacer fuego. Nuestra caballería cercó la casa y entre tanto, hice venir violentamente las fuerzas de infantería que había dejado en el campamento y emprendí en ataque. Sin embargo los enemigos estaban bien guarnecidos, y carecíamos de artillería para hacer brecha y útiles de zapa para hacer horadaciones. Medio día ha durado el combate, que terminó cerca del oscurecer y que fue sostenido por nuestros contrarios por un valor infundado en la creencia que éramos guerrillas y no les perdonaríamos la vida. Al fin sucumbieron, después de estar muertos dos oficiales y estar herido el otro y fuera de combate la mayor parte de la fuerza. Esta pertenecía a la 3ª compañía del 1er Batallón de la Legión Extranjera; la mandaba un capitán que fungía de mayor del cuerpo y que murió, así como otro subteniente, quedando gravemente herido y prisionero el otro, que era abanderado del regimiento. De los sesenta soldados que mandaban murieron veinte; de los restantes diez y seis gravemente heridos y 24 prisioneros cayeron en nuestro poder, sin que escapase uno solo. Hemos levantado el campo recogiendo todo el armamento y los heridos enemigos han sido asistidos con todo esmero por la acción médica de la brigada. Por nuestra parte hemos tenido que lamentar algunas desgracias que participaré a usted detalladamente, luego que reciba los Partes de los Jefes de los Cuerpos. El C. Teniente Coronel José Ayala, Jefe de mi Estado Mayor, fue muerto al principio del combate; han sido heridos tres tenientes y tres capitanes y nuestras pérdidas en la clase de tropa han sido diez y seis muertos y ocho heridos. Todos los ciudadanos que componen la Brigada del Centro han cumplido con su deber. Oportunamente comunicaré a usted los nombres de los que han perdido la vida o han derramado su sangre en defensa de nuestra Independencia. Entre tanto suplico a usted se sirva poner en conocimiento del C. Presidente de la República, este pequeño hecho de armas, manifestándole que los invasores no dejaran de ser hostilizados en el territorio veracruzano.
DE IGNACIO COMONFORT A MIGUEL BLANCO
Y tengo la honra de transcribirlo a usted para conocimiento del C. Presidente Constitucional, a quien se servirá presentar mi más cordial felicitación por la victoria que nuestras armas alcanzaron la jornada de que se trata. Libertad y Reforma. San Lorenzo 7 de Mayo de 1863
Tropas mexicanas
DE MIGUEL BLANCO A IGNACIO COMONFORT
Se ha recibido en este Ministerio, el oficio de usted de fecha 7 del actual, en que comunica el encuentro el encuentro que el Comandante del estado de Veracruz tuvo con una fracción enemiga de 60 hombres que bajaban del Chiquihuite a la cual batió hasta obligarla a rendirse, lo cual ha sido muy satisfactorio al Presidente de la República. Independencia y Reforma, mayo 12 de 1863, Blanco, C. General en Jefe del Ejercito del Centro.
*Reyes Montaño, Pedro. Comunicación Personal 2004
** Secretario de Estado y del Despacho de Guerra y Marina (23 de mayo, 1862 a 25 de Mayo de 1863).

Águila del Obelisco en Camarón de Tejeda
El anterior documento es muy importante para comprender los eventos, pues fue escrito casi después de la batalla, de primera mano, donde se narran los hechos simplemente, sin embellecer nada, como es la literatura escrita por soldados. En el mismo documento, el autor se refiere a la batalla, como un pequeño hecho de armas, donde contrariamente a otras fuentes, se establece que la cantidad de tropa mexicana era de ochocientas cincuenta soldados, no dos mil; que la mayoría de los soldados eran miembros de la Guardia Nacional con las pocas fuerzas federales que el coronel Milán logro reunir. Se establece que se recogieron todas las armas del campo, contrariamente a la creencia que se les permitió conservar sus armas a los prisioneros de guerra, que aparte de los heridos, 24 cayeron en nuestro poder,-señala el autor -sin que escapase uno solo; que no fueron 300 los muertos del lado mexicano, el documento señala 17, dato a considerarse, pues al calor de los hechos apenas vividos, el coronel Milán no tenía por que cambiar las cifras, toda vez que sus fuerzas estaban compuestas de tropas regionales, de las que era responsable ante las comunidades que las habían aportado, el grueso de soldados voluntarios, como lo eran los miembros de la Guardia Nacional. Una suma de bajas tan elevada, hubiera tenido efectos devastadores en la lucha contra la intervención francesa en Veracruz y se sabe que el Coronel Milán, participó en 1867 en el sitio y ocupación del Puerto de Veracruz. Sin menoscabar otras versiones del evento, no veo la razón en dudar de las palabras de un patriota mexicano en el lugar de los hechos.
Infantería federal y de la Guardia Nacional 1863
Versión Francesa
Por su importancia histórica en el desarrollo de la Batalla de Camarón, presentamos a continuación la versión francesa del evento, denominada por el Ejército Francés y especialmente por la Legión Extranjera Francesa
"Relato del combate de Camarón"
Ceremonia militar en Aubagne 30 de Abril 2009
Es un relato como dijimos histórico, solo que este posee el grado de reliquia y es un autentico ritual de la Legión, leído en todos los regimientos de la Legión Extranjera, cada 30 de abril, en una ceremonia militar solemne. Se debe resaltar que esta ceremonia, es la celebración principal de la Legión Extranjera y representa el sancta sanctorum del ideal legionario: cumplir con la misión hasta el final y cumplir con su juramento. Esta versión se debe a la generosa colaboración de Bernardo Sánchez, quién lo presenta del original leído en las ceremonias y como consta, en los documentos oficiales de la Legión Extranjera y es dado a cada legionario para su conocimiento y veneración.

Camarón a las 18:00 hrs. 30 de Abril 1863,
oficiales mexicanos contienen a los soldados atacantes
para preservar la vida de los últimos Legionarios sitiados
“El ejército francés sitiaba Puebla.

La Legión tenía por misión de atender, sobre 120 kilómetros, la circulación y la seguridad de los convoyes. El Coronel Jeanningros, quien mandaba, sabe, el 29 de abril de 1863, que un gran convoy llevando tres millones en efectivo, material de sitio y municiones estaba en marcha hacia Puebla. El Capitán Danjou, su adjunto principal, lo persuade de enviar por delante del convoy una compañía. La 3° compañía del Regimiento Extranjero fue designada pero ella no tenía oficiales disponibles. El Capitán Danjou toma él mismo el mando y los Subtenientes Maudet, abanderado, y Vilain, pagador, se unen a él voluntariamente.
La otra gran reliquia la prótesis de madera del Capitán Danjou es paseada en la ceremonia de Cammerone en Aubagne en 2009

El 30 de abril, a la 1 de la mañana, la 3° compañía, compuesta de tres oficiales y sesentaidos hombres, se pone en marcha. Ella había recorrido alrededor de veinte kilómetros cuando, a las 7 de la mañana, se detiene en Palo Verde para hacer el café. En ese momento, el enemigo aparece y el combate se traba inmediatamente. El Capitán Danjou hace formar el cuadro y, mientras se bate en retirada, rechaza victoriosamente varias cargas de caballería, infligiendo al enemigo las primeras pérdidas severas.

Llegado a la altura del hostal de Camarón, una amplia construcción compuesta por un patio rodeado de un muro de tres metros de alto, él decide de atrincherarse ahí para distraer al enemigo y retardar así lo más posible el momento donde este podría atacar al convoy.

Vitrina con objetos personales
del Capitan Danjou
Mientras que los hombres organizan a toda prisa la defensa de ese hostal, un oficial mexicano, haciendo valer la gran superioridad numérica, advierte al Capitán Danjou de rendirse. Este le responde: "Tenemos cartuchos y no nos rendiremos". Luego, levantando la mano, jura de defenderse hasta la muerte y hace prestar el mismo juramento a sus hombres. Eran las 10 de la mañana. Hasta las 6 de la tarde, estos sesenta hombres, que no habían comido ni bebido desde la víspera, a pesar del calor extremo, el hambre y la sed, resisten a dos mil mexicanos: ochocientos jinetes, mil doscientos infantes.

Legionarios en la época de la Intervención francesa
A medio día, el Capitán Danjou muere de un balazo en pleno pecho. A las 2 de la tarde, el Subteniente Vilain cae, alcanzado por una bala en la frente. En ese instante, el Coronel mexicano logra meter el fuego a la hostería.

A pesar del calor y el humo que vienen a aumentar sus sufrimientos, los legionarios aguantan bien, paro muchos de ellos están heridos.
Certificado de buena conducta y servicios militares
reflejo de lo ocurrido el 30 de abril de 1863, lo encabeza la palabra

Camerone, Camarón, nótese la uniformidad de la época
A las 5 de la tarde, alrededor del Subteniente Maudet, sólo quedan doce hombres en estado de combatir. Al llegar ese momento, el Coronel mexicano reúne a sus hombres y les dice de que vergüenza se cubrirán si no logran abatir a ese puñado de bravos (un legionario que comprende el español traduce a medida que el Coronel habla). Los mexicanos van a dar el asalto general por las brechas que lograron hacer, pero antes, el Coronel Milán lanza una última oferta de rendición al Subteniente Maudet; este la rechaza con desprecio.
Pasillo de la Hacienda de la Trinidad, escenario del enfrentamiento
Se da el asalto final. Pronto, sólo quedan al lado de Maudet cinco hombres: el Cabo Maine, los legionarios Catteau, Wensel, Constantin, Leonhard. Cada uno conserva todavía un cartucho: tienen la bayoneta calada y, refugiados en una esquina del patio, con la espalda pegada al muro, hacen frente: a una señal, descargan sus fusiles a bocajarro sobre el enemigo y se precipitan sobre él a la bayoneta.

Guión de la Legión Extranjera
El Subteniente Maudet y dos legionarios caen, heridos de muerte. Maine y sus dos camaradas van a ser masacrados cuando un oficial mexicano se precipita sobre ellos y los salva; él les grita: "¡Ríndanse!". "Nosotros nos rendiremos si ustedes nos prometen levantar y cuidar a nuestros heridos y si ustedes nos dejan nuestras armas". Sus bayonetas permanecen amenazadoras. "¡No se rehúsa nada a hombres como ustedes!" responde el oficial.
Virtuti Militari
Los sesenta hombres del Capitán Danjou han cumplido hasta el final su juramento; durante once horas, han resistido a dos mil enemigos, matando a trescientos y hiriendo a tantos otros. Ellos han, con su sacrificio, salvando el convoy, cumplido la misión que se les había encomendado.
Timbre postal francés conmemorativo de Camarón

El Emperador Napoleón III decidió que el nombre de Camarón sería escrito en la bandera del regimiento extranjero y que, además, los nombres de Danjou, Vilain y Maudet serían grabados en letras de oro sobre los muros de los "Inválidos" en París.
Pionnier Sapeur Ceremonia de Cammerone en Aubagne
Además, un monumento fue construido en el lugar del combate en 1892. Lleva la siguiente inscripción:
Fueron aquí menos de sesenta

opuestos a todo un ejército

Su masa los aplasta

la vida antes que la bravura

abandona a estos soldados franceses

el 30 de abril de 1863

en su memoria la patria eleva este monumento

Desde entonces, cuando las tropas mexicanas pasan delante del monumento, ellas presentan armas.”

Dos banderas

Águila Mexicana

Águila Francesa
El paisaje
El HombreEl porvenirEl Ejercito de los MexicanosHeroica Escuela Naval Militar
Rindiendo Honores al Coronel Milán
Magisterio Nacional
Escuela Coronel Jose de Paula Milán
Árbol donde se inicio a atender los heridos
video
Canción Cammerone de Jean-Pax M
efret
Camarón,

Principio del formulario

 
Garçon
Si par hasard sur ton livre d’histoire,
Tu tombes sur ce nom :
Camerone,
Garçon
Regarde bien cette page d’histoire,
Et n’oublie pas ce nom :
Camerone
Le ciel de feu du Mexique
A jamais se souviendra
De ce combat héroïque
Dans les murs de l’Hacienda.
Dans ce décor gigantesque
La terre se désaltérait
Du sang qui courait, dantesque,
Sur la prairie qui brûlait.
A Camerone,
A Camerone
Garçon,
Sur le chemin qui conduit à la gloire,
Tu dois trouver ce nom :
Camerone.
Garçon
Si ton destin exige une victoire,
N’oublie jamais ce nom :
Camerone.
Pour l’honneur de la Légion :
Sachant qu’ils allaient mourir,
Jusqu’au bout de leur mission,
Fiers de tomber pour l’Empire
Ils étaient soixante-deux,
Face à deux mille cavaliers
Le soleil baissa les yeux
Lorsqu’ils furent exterminés.
A Camerone,
A Camerone
Ce nom qui sonne
Et qui résonne,
Ce nom qui tonne
Et qui t’étonne
Camerone, Camerone, Camerone.
Camerone, Camerone, Camerone.
Camerone, Camerone, Camerone.(7)
... Muchacho
Si por casualidad en tu libro de historia,
Te topas con ese nombre:
Camarón,

Muchacho
Mira bien esta página de historia,
Y no olvides ese nombre:
Camarón
El cielo de fuego de México
Por siempre recordará
A ese combate heroico
En los muros de la hacienda
En ese escenario gigantesco
La tierra calmaba su sed
Con la sangre que corría, dantesca,
Sobre la pradera que ardía

En Camarón,
En Camarón
Muchacho,
Sobre el camino que conduce a la gloria,
Tú debes encontrar ese nombre:
Camarón.
Muchacho
Si tu destino exige una victoria,
No olvides jamás este nombre
Camarón.

Por el honor de la Legión:
Sabiendo que iban a morir,
Hasta el fin de su misión,
Orgullosos de caer por el imperio
Ellos eran sesentaidos,
Frente a dos mil jinetes
El sol baja los ojos
Cuando fueron exterminados
En Camarón,
En Camarón
Ese nombre que suena
Y que resuena,
Ese nombre que truena
Y que te asombra
Camarón, Camarón, Camarón...
.
Traducción gracias a la generosa colaboración de: Bernardo Sanchez
A la derecha Bernardo Sánchez y el Autor
después de la ceremonia en el Mausoleo de Camarón de Tejeda
30 de Abril de 2011


1 Parte de Guerra de Francisco de Paula Milán a Ignacio Comonfort.
http://www.paginasprodigy.com/bservinm/batalla_camaron_veracruz.pdf BATALLA DE CAMARÓN, VERACRUZ 30 DE ABRIL DE 1863, BERNARDO SERVÍN MASSIEU
3 Parte de Guerra de Francisco de Paula Milán a Ignacio Comonfort
4 http://es.wikipedia.org/wiki/Atoyac_%28Veracruz%29  
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Camar%C3%B3n
7 http://es.wikipedia.org/wiki/Henri_Dunant 
8  Site officiel de Jean-Pax MEFRET http://www.jean-pax.com/spip.php?page=chansons-chansons&id_article=30

2 comentarios:

M. A. Schaffner dijo...

Thank you for the discussion of the Battle of Camerone, especially the appendix with the after action report of Colonel Milan. I've been intrigued with this battle for many years. Recently I have wondered about the most common account (from the French perspective), which claims that the Mexicans suffered 300 casualties. I became suspicious of this number because the French did not actually find any Mexican bodies and one can hardly count enemy casualties during a battle. I became more suspicious when I compared the amount of ammunition the Legionaires had with them (40-60 rounds for each of 60 men) to the supposed number of Mexicans shot. Usually in 19th century warfare it took many hundreds, if not thousands, of bullets to hit a man. I became convinced that 2400-3600 French bullets could not possibly have hit 300 Mexicans. Now I see, from Colonel Milan's report, that the actual casualties among the Mexicans totaled but 31. This does not, of course, take away from the courage of the Legionaires, but it does restore a bit of sanity to the history of this fascinating battle. Thank you again, and please excuse my writing in English. If I may ask a question, can you tell me where I can find Colonel Milan's report and any other Mexican sources on the battle?

Alejandro Monzón dijo...

Estimado M.A. Schaffner
Muchas gracias por sus comentarios, asumo que lee muy bien el español, con tal motivo le escribo en el mismo idioma, concuerdo con usted, que el número de bajas mexicanas es establecido mas realistamente por el coronel Milán, sin dejar de reconocer el valor de los legionarios, por otro lado, solo los mexicanos pudieron contar las bajas de ambos lados. El parte de guerra del coronel Milán puede ser consultado en http://www.paginasprodigy.com/bservinm/batalla_camaron_veracruz.pdf paginas 24 y 25.
Le comento que para ahondar en lo que ocurrión en Camarón Especialmente importante es el dato que menciona, acerca de la cantidad de municiones en poder de los legionarios y que era muy improbable, un número tan elevado de bajas mexicanas, con el armamento en poder de los legionarios. Le envio un cordial saludo.
Si me permite por lo importante de sus comentarios quisiera ofrecer una versión en español de lo dicho por usted, para los lectores en español de este blog:
M.A Schaffner dijo:
"Gracios por su discusión de la Batalla de Camarón, especialmente el apendice con el parte de guerra del coronel Milán. He estado intrigado con esta batalla por muchos años. Recientemente me he preguntado acerca de la cifra mas común (desde la perspectiva francesa), que señala que los mexicanos sifrieron 300 bajas. Me pareció sospechoso este número, porque los franceses no pudieron, de hecho encontrar ninguna baja mexicana y uno dificilmente puede contar las bajas enemigas durante la batalla. Incluso dudé mas, cuando compare la cantidad de municiones que los legionarios traían consigo (de 40 a 60 por cada uno de los 60 hombres) con el supuesto número de mexicanos muertos. Usualmente en los cambates del siglo XIX tomaba muchos cientos, sino miles de balas para lograr un blanco en un hombre. Estoy convencido que 2400-3600 balas francesas no pudieron positivamente alcanzar de muerte a 300 mexicanos. Ahora veo, por el reporte del Coronel Milán, que el número de bajas mexicanas totalizaron 31, esto por supuesto no le quita el valor de los legionarios, pero restaura un poco la verdad de esta fascinante batalla"

Related Posts with Thumbnails