viernes, 23 de abril de 2010

Cuba y el Estado Policial

Orlando Zapata (apellido que en México es evocador de libertad y lucha de los oprimidos, en este centenario de la revolución y por toda la temporalidad mientras exista la nación mexicana) fue un simple albañil, su historia y su destino muy parecido a lo contado en su momento por Andrzej Wajda en la clásica película "El Hombre de Marmol" (Czlowiek z marmuru 1977) El dolor es el mismo: la realidad de un sueño tornado pesadilla. El Estado policiaco en su expresión más nítida.

Se define: “Un Estado policial es un estado donde el gobierno mantiene un estricto control sobre la sociedad, particularmente a través de la supresión de las libertades civiles y a menudo mediante una fuerza de policía secreta y un gran despliegue e inversión en mecanismos de vigilancia. Esto implica que el control por el gobierno contradice la voluntad de los individuos que están siendo controlados. Así, un estado policial es inherentemente antidemocrático.”(1) Una distopía perversa, donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal, una sociedad prometida de igualdad y fraternidad, como en los dias iniciales de la revolución cubana. En cambio aparece un país con graves injusticias, con un élite de privilegiados, la “Nomenklatura” como en el viejo sistema soviético, conformada por altos burócratas del partido y como en Corea del Norte, los familiares preferidos del líder “preclaro” Véase las historias sobre el estilo de vida de Fidel y sus hijos.

Con el tiempo los atributos revolucionarios del régimen cubano han ido borrandose hasta perderse totalmente, aquel es una tiranía, que usufructúa un hecho colectivo: la revolución cubana.

Esta historia por desgracia no es exclusiva del pueblo cubano, se repite a lo largo del siglo veinte, con la desviación de los ideales de igualdad y fraternidad por la toma del poder. Presente esta la sombra de Stalin aun en tantos procesos revolucionarios exitosos y fallidos. Las Damas de Blanco lo atestiguan, en la crónica de atrocidades sin fin, de la ergástula en que han convertido a Cuba Fidel Castro. Ventilar estas historias sirve para sanar a las sociedades, tal vez sólo así los ideales de redención e igualdad, puedan ser retomados por nuevas generaciones.

El tiempo es un asunto de Estado para Fidel, Raúl y las demás sombras que le acompañan en su larga agonía, personajes de gran guiñol, como los descritos por Valle Inclán en Tirano Banderas, esperpenticos, funabulescos y fosilizados. Ya sin alma.

Fidel vestido con la camisa roja de Hugo Chávez junto a Hugo Chávez vestido con la camisa roja de otro sátrapa tropical de mi país: Tomas Garrido Canabal dictador del estado mexicano de Tabasco, durante los años veinte del siglo pasado, curiosamente su grupo de matones era llamado "Camisas Rojas". Todos ellos tiranos sin banderas.

Fidel dueño de multitudes desalmadas y canallescas que lanza contra mujeres indefensas vestidas de blanco, como la rosa blanca que cultivaba el apóstol para el amigo sincero, que le daba una mano franca ¡Cuanta indignidad!

El destino será el mismo, una nota al pie de página, donde se refieran a ese pasado oscuro, tal es el caso del Tabasco de los años de Garrido Canabal. Se quedan entre nosotros los nombres de este nuevo Zapata y del poeta Reinaldo Arenas, de los dos, nos sacude su dolor, pero así son los héroes verdaderos, desagarradores y muy humanos.

La moraleja es la misma de Trotsky, sin libertad no puede haber fraternidad entre los hombres, solo tiranía. Por eso el miserable matón del Comisario Bolchevique de la Guerra, Ramón Mercader moriría en la Habana, puede ser uno de los epitafios de ese régimen.

Desearía que el arribo de la democracia en Cuba sea incruento, una revolución de los claveles, como la portuguesa, donde la fraternidad y el dialogo sustituyera las armas y los muertos, que los habidos ya son demasiados en cincuenta años de dictadura, en mi opinión uno solo ya era demasiado, pero la cuenta es casi sin fin en la Isla, la sangre cubana es muy valiosa y ya no debería derramarse.

Platón y Aristóteles hablaban de policía, como garantía de orden y seguridad de las ciudades, la Polis, entendida como comunidad autosuficiente para hacer posible la realización de todos los fines humanos por medio de la política (politea πολιτεία). Una vía para aclarar en que consiste lo anterior es definir a su vez lo que debe entenderse por politeia. En primer lugar, debemos entender que política es utopía por excelencia, ese fin, donde los medios no estan disponibles aún y se construye en base a idealizaciones o abstracciones jurídicas, como nació el derecho en la Roma, al plantear los problemas de propiedad, de los no romanos. Si solo consistiera en la descripción de ciudades y de instituciones políticas, la mera representación creativa de sociedades constituye un acto político, por parte del enunciador en primera instancia: Libertad, Igualdad y Fraternidad, como en 1789. Por ello, se impone la necesidad de una definición de lo político, ante la natural tentación de modernizar el significado de politeia, asociándolo funcionalmente con nuestra actual política y ubicandola en la teoría constitucional, como ente básico del contrato social; debemos apresurarnos a señalar que el sentido etimológico primitivo del término era “aquello que beneficia o daña a la pólis”. Cuando el orden y seguridad se mantienen como garantes de una minoría, que impide la realización de los fines humanos de la comunidad, de la Polis pues, un estado policiaco existe. Un antiestado formado en la extensión, intromisión de los poderes existentes a todos los ordenes de la vida privada de los gobernados; es un ente corrompido para el control de la población, que hace de la excepción la regla. Entendida como la excepción el control, que debe ser mínimo y transitorio, solo para restablecer las medidas de conviviencia general y democrática y no permanente y extenso.

Aqui hemos tratado alguna vez temas musicales que nos han parecido bellos y trascendentes en la imagen de la policía que buscamos para México, un ejemplo de lo que no queremos, de antipolicia, como parte de un antiestado, basado en la ruptura del contrato social, solo para sostener a una minoría política, como el regimen cubano. Una policía que reprime a las jineteras, por la doble moral del mismo regimen, en tanto que son mujeres forzadas a la prostitución por la falta de desarrollo económico justo de la isla, son el otro rostro de la mujer del Cuba, no indigno, pues indignos son los gobernantes, sino precario, doloroso, aun en la risa y belleza de la mujer cubana. Me quedo con la música acaso triste de Willy Chirino, pero esperanzadora, bella, de la ínsula bella y amada. En ese futuro que anuncia el cantautor, lo desearía que fuera como la rosa blanca del Apostol, el color de las mujeres silenciosas que desafían con su dignidad al Estado Policiaco.

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_policial

Originalmente alguna de estas ideas fueron expresadas en el blog El Mirador Impaciente el 22 de marzo de 2010 a las 21:15 http://elmiradorimpaciente.blogspot.com/2010/03/la-libertad-con-la-vida.html#comments La versión aquí publicada contiene algunas ampliaciones sobre el tema de los derechos humanos en la isla y la formulación del régimen cubano como un Estado Policial (Polizeistaat)


2 comentarios:

Antonio Torres Rodríguez dijo...

Saludos, estimado Alejandro.

Un placer, poder leerte y compartir tus puntos de vista, al menos en este caso, ya sabemos que la grandeza del ser humano radica en su independencia y diferencia de pensamiento.
Por supuesto que existen casos de tanta sensibilidad humana como el de las Damas de Blanco que es difícil no congeniar y estar de acuerdo con ellas, la libertad es la vida, no ya sólo para sus maridos o familiares encarcelados sino también para ellas mismas que comparten injusticia al lado soleado de los barrotes.

Un cálido abrazo, amigo.

PD: Gracias por el regalo, por el archivo de la Doctora Julia Monárrez, una joya sobre Juárez que sin duda me servirá de mucho apoyo, para entender el problema y para difundir mi pensamiento al respecto.

Seba dijo...

Alejandro, querido, cómo estás?

Interesante, informativo y gran aporte el tuyo.

Estuve en Cuba en el año 2009 y ya te contaré alguna anécdota que pueda resultar de interes.

Te mando un abrazo grande,
Seba.-

Related Posts with Thumbnails